//
you're reading...
OPINANDO

Presidente, en dos palabras: gobierne

El presidente Mariano resumía ayer sus intenciones “en una palabra: esfuerzo solidario”. Immm-presionante como comienzo, que diría Jesulín en dos palabras. No preocupa tanto que Rajoy empiece errando con lo que más falta le va a hacer, esos números que Zapatero no aprendió en dos tardes con Jordi Sevilla, como que además nos pida a los ciudadanos el tiempo que no tenemos. Lo dejan claro esta misma mañana esos mismos mercados de pulsión ultraliberal que esperan una salida política ultraliberal al ultraliberalismo que nos metió en la crisis. El dinero es amante desagradecido, de orgasmo rápido no compartido y cabezada fulminante y desconsiderada. Por eso triunfa el PP al que el dinero cortejó, pero baja la bolsa, que ya desconfía de Rajoy como antes desconfió de Zapatero.

El vil metal es razón en sí y no entiende de colores políticos ni de banderolas a la puerta de un balcón: solo atiende a su necesidad constante de multiplicarse, de cambiar de manos para concentrarse cada vez en menos bolsillos. Y tiene prisa. Si lo dudan, escuchen lo que dice hoy el dinero en la bolsa. O lo que dice el mejor portavoz del parné en España, Expansión, periódico económico liberal que se ha alineado en campaña con un PP al que supone afín sin compartir sus colores: el color de Expansión es el verde de los billetes que dan aire a las empresas, como muestra un titular de portada que entenderá rápido hasta Mariano el pausado: “El PP arrasa, ahora tocan reformas”.

Ese ectoplasma llamado mercados pide reformas. Y las pide ya. A gritos, como el gigantesco fondo de inversión japonés que hoy ha decidido abandonar sus posiciones en deuda pública española. Rajoy ya sabe que no tiene la media hora que ya pedía el viernes pasado. No está España para fumarse un puro, ni la descomposición europea avanza a ritmo de hilillos de plastilina. Y ya no vale que el PP le ponga la venda a esa herida de democracia que es un programa tan vago como brillantemente pensado para ganar por incomparecencia del rival. El PP gana con casi los mismos votos que en 2008 le valieron la derrota. Así que el PSOE pierde. Y a todos nos sigue faltando tiempo. Rajoy insiste en suplicarlo y busca excusas antes de que se las pidan. Hoy, como ayer, arguye que él no vendió un milagro, aunque solo tras ganar se ha atrevido a arrancarle la fe a los muchos que votaron esperando una solución casi mágica.

Su indefinición y la desmotivación que ha provocado en un socialismo incapaz de odiar a quien no se molesta ni en enfadar le ha llevado a la mayor mayoría absoluta de la historia. Pero en esta Europa embarrancada eso no significa nada: los gobiernos pusilánimes se queman más rápido que los euros que imprime el Banco Central Europea para comprar deuda española. Rajoy ya tiene el poder que perseguía, pero si insiste en gobernar con la tranquilidad de quien saborea un whisky mientras se fuma un puro puede pasar a la historia como el presidente que nos sacó del euro. Presidente, en dos de palabras de las suyas y de las de Jesulín: gobierne.

Anuncios

Acerca de albertomagro

Hago el perro perrodismo en un mundo perro al que le sobran letras y le faltan ideas. Yo junto lo que sobra, por si acaso.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: