//
you're reading...
OPINANDO

Mariano no conoce a Rajoy

En la frase “me dicen que son como unos hilillos de plastilina”, el meollo está al principio. El “me dicen” sintetizaría la quinta esencia de Mariano si tuviera cuatro más. En la indefinición de su coletilla más famosa encuentra Rajoy mejor acomodo que en cualquier sesudo perfil que hayan podido leer tras la proclamación como presidente del candidato más veces derrotado. Son solo siete letras, pero en el escaqueo siseante del indefinido “me dicen” se confunden la desidia y la irresponsabilidad inherentes a un político que, en la única cita que se recuerda de su glorioso repertorio, deja claras dos verdades. Primera: que no suele tomarse la mínima molestia de comprobar por sí mismo los hechos que le cuentan. Y segunda: que no es siquiera capaz de elegir colaboradores de los que fiarse lo suficiente como para defenderlos. “Me dicen”, o traducido: la explicación la doy yo porque algo habrá que contar, aunque sea verdad, pero sepan que la excusa es de otro.

Mariano no conoce a RajoyOtro. Y no cualquier otro: el otro oculto tras el “me dicen” de los hilillos de plastilina. Un otro del que no se fiarían ni Espinete, ni su versión infantil, ZP: Arsenio Fernández de Mesa, nuevo director general de la Guardia Civil. Con el nombramiento del hombre que ya figura en la historia como el Delegado de Gobierno más mentiroso, engominado y lamentable que en Galicia ha sido, Rajoy demuestra una vez más que su programa y sus ideas, si los tuviera, no tendrían nada que ver con él. Si aún no se han dado cuenta, pronto observarán que Mariano y Rajoy son personas distintas. Mariano es aquel que dijo que no hacía falta subir impuestos seis días antes de que Rajoy los subiese. Mariano se cisca en la Ley Sinde y Rajoy la aprueba. Porque Mariano y Rajoy son dos en uno, incluso cuando se echan tres en uno.

Mariano fuma puros. Rajoy también. Pero solo a Mariano habrán escuchado defender la necesidad de que sean los méritos y no los padrinos los que determinen el acceso a la función pública. Meritocracia, no nepotismo ni enchufismo, viene a decir Mariano, antes de que Rajoy nombre a su equipo ministerial anteponiendo la fidelidad personal a los méritos adquiridos. Mariano defiende el poder del talento, pero Rajoy escoge solo entre los leales. Ahí están Soraya y Cañete. Y Pastor. Y Montoro. Y De Guindos. Y Fernández Díaz. Y Báñez. Y Arsenio Hilillos de Plastilina. Todos fieles. Algunos útiles. Ninguno austero. Porque esa es la última bilocación mariana con la que les aburro en estos días de Reyes Magos, en los que queda claro que la austeridad son los padres. Pregúntenle si no a Mariano, el presidente austero que pide a los españoles que se ajusten el cinturón, después de que Rajoy cobrase 98.000 euros en dietas en solo un año.

Rajoy no sabe nada de nadie, y menos de Mariano. Por eso Mariano carga contra las ayudas públicas a la banca y Rajoy firma la entrega de 100.000 euros en avales para bancos. Del mismo modo que Mariano maldice las subidas del IVA que ejecutará Rajoy en marzo. O se solidariza con los funcionarios que a Rajoy le sobran. O brama contra la indecencia de los banqueros mientras permite que un senador del PP sea el único directivo de caja que se niegue a declarar cuánto cobra de Caja Duero. Dos en uno, salvo cuando Mariano y Rajoy fuman puros o desaparecen, los dos estados naturales de un presidente que solo sabe que asistió a su propia investidura porque de vez en cuando se lo dicen y a veces se lo cree.

Anuncios

Acerca de albertomagro

Hago el perro perrodismo en un mundo perro al que le sobran letras y le faltan ideas. Yo junto lo que sobra, por si acaso.

Comentarios

5 comentarios en “Mariano no conoce a Rajoy

  1. Un excelente artículo. Un saludo.

    Publicado por dabit | enero 3, 2012, 8:26 pm
  2. Muy bueno Alberto. Es un presidente pésimo donde los haya. Hoy ha dicho otra : “Ni he pactado, ni he dejado de pactar”. Es un crack del no decir nada.

    Publicado por Roka | marzo 5, 2012, 4:18 pm
    • Y lo que nos queda por ver. No ha dicho nada en toda su carrera. Es decir, cree que mirar para otro lado es solución. Aunque, siendo justos, en sus primeros meses de Gobierno ha decidido más que en toda su vida. La subida del IRPF es más progresista y progresiva que cualquiera de las medidas fiscales que aplicó ZP, salvo el impuesto de patrimonio, que no se llegó a aplicar. Y la reforma laboral, en fin, es al mayor atentado contra los derechos de los trabajadores de la historia democrática, pero precisamente por ello es una apuesta decidida y contundente. Aunque hay un matiz importante en ambas medidas: ninguna de las dos es suya. Así ha sido siempre Rajoy. No decide, pero escoge equipos que lo hacen. Si esta vez ha acertado, nos irá mejor a todos.

      Publicado por albertomagro | marzo 6, 2012, 10:38 am

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Así crea empleo el PP de Mariano « perrodismo - marzo 29, 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: