//
you're reading...
OPINANDO

Las plañideras de Fraga

Ahí está Fraga el valiente, brazo en alto. Un titán de la democracia, como se ve.

Leo consternado a la brigada del panegírico, coro de plañideras tan estruendoso hoy como silente ayer, cuando el llorado sembraba lágrimas. Leo vuestras loas al titán de la política, hombre de Estado, gigante de la Transición y dechado de valores. Leo estupefacto como lo políticamente correcto devora la crítica y endulza el análisis. Leo como pasáis por alto sus sombras, que son él. Leo como borráis de la memoria colectiva su historial de carnicero y fontanero de un régimen de terror, para encumbrar como valentía del personaje la aceptación a regañadientes de la democracia cuando no había más opción. Y leo con alarma y disgusto cómo juzgáis a quienes no tuvieron derecho a juzgarlo, a quienes hoy celebran con risas, bromas y alivio su desaparición, o incluso a quienes, como yo, no lamentamos ni un poco su pérdida. Os leo y me pregunto las razones que a mi nunca me pediréis.

¿Para qué las querríais? ¿Por qué reflexionar cuando es más cómodo adoctrinar? ¿Por qué mirar las propias vergüenzas pudiendo censurar las ajenas? Sois predecibles, pero aún así no os entiendo. ¿Por qué quiénes hoy cuestionáis la humanidad de quien celebra la muerte de un criminal político mirabais hacia otro lado mientras el finado mataba o pisoteaba la humanidad ajena? ¿Por qué quiénes apeláis más a menudo al valor absoluto de la vida soléis tener detrás a algunas de las instituciones más sanguinarias de la historia de la humanidad? ¿Por qué los mismos que predicáis moral  desde vuestros púlpitos y gacetillas parroquiales calláis cada vez que se sabe que uno de los vuestros violó a decenas de niños?

Fraga y Franco, Franco y Fraga, tanto monta. Si su Dios existe seguro que les ha guardado un huequito en el infierno para jugar al dominó.

¿Por qué la vida solo importa a veces? ¿Por qué la humanidad solo se echa de menos a conveniencia? ¿Por qué alguien capaz de poner en una misma frase risible las palabras erudición y Biblia no entiende el humor apasionado de quien se libera de la sombra de su verdugo? ¿Por qué das lecciones de moral cuando callas en la inmoralidad de quienes te rodean? ¿Por qué vale tu desprecio y no el ajeno? ¿Por qué me molesto en entender tus razones cuando no escuchas las mías? ¿Por qué crees mejor a quien llena un cementerio de tumbas que a quien baila sobre la tumba del villano? ¿Por qué lloras al asesino y no a la víctima? ¿Por qué te ofende mi alegría o mi indiferencia y no sus atrocidades? ¿Por qué ensalzas su figura, oh titán caído, sin embarrarte en sus 60 años de miserias y mezquindades? ¿Por qué te importa la huella que deja su muerte y no el reguero de sangre, lágrimas y mierda que aún delata sus pasos? ¿Por qué lloras tan tarde, plañidera?

Anuncios

Acerca de albertomagro

Hago el perro perrodismo en un mundo perro al que le sobran letras y le faltan ideas. Yo junto lo que sobra, por si acaso.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: