//
you're reading...
OPINANDO

Las ocho patrañas del fiscal para defender a la hija del rey

Urdangarin no tiene socio más estrecho que su esposa, con la que comparte familia, casa, empresas, lujos, sospechas e incluso viajes al exilio americano para esconderse de la justicia. Pero el fiscal no lo ve así, para sorpresa de juristas, abogados e incluso imputados con los que el fiscal no hizo nunca lo que ahora hace por la infanta: recurrir la imputación del juez. En los 20 folios de recurso fiscal emerge el manual de servilismo del perfecto mayordomo real, todo un tratado de manipulaciones, olvidos, patrañas y argumentos a caballo entre la negligencia y la comedia. Estas son algunos de los planteamientos con los que el fiscal impugna la imputación firmada por el juez Castro y presenta su curriculum para defender en solitario a la infanta que nunca estuvo allí. O eso dice el fiscal que una vez fue fiscal.

  • 1. “Se ha tomado declaración a todos”, sostiene el fiscal en el inicio de su recurso de presentación de credenciales como embajador real. ¿A todos? En los dos años de investigaciones se ha tomado declaración a todos… menos a una. El propio fiscal interrogó o imputó a todos los miembros de la cúpula de Nóos, menos a una. Preguntó a todos los empleados y propietarios de Aizóon, menos a una. Sentó ante el juez a todos los colaboradores, los indispensables o los circunstanciales, de la trama Nóos, menos a una. Abordó a todos los que participaron o cobraron en las jornadas y eventos de Nóos, menos a una. Por interrogar, interrogó al servicio, los encargados de limpieza y  todas y cada una de las personas que pasan a diario por el Palacete de los duques en Barcelona… menos a una. A esa una no solo no la interroga, sino que se arroja a sus pies para evitar que pise el charco. Para ello hace lo que nunca hizo en seis años de extenuante, valiente y exitosa lucha contra la corrupción: recurrir una imputación del juez Castro, la única, la de la infanta según el fiscal “discriminada”. Y esto es prácticamente lo único cierto de todo el recurso fiscal: Cristina de Borbón ha sido discriminada, pero por el fiscal que solo persigue plebeyos.
  • 2. “El hecho de que un padre (el Rey) comente o no con su hija  (Cristina) las recomendaciones que haya realizado al cónyuge de ella (a Iñaki Urdangarin, sobre sus negocios irregulares en Noos) pertenece al ámbito estrictamente privado y es penalmente irrelevante”. Es decir, al contrario que el juez, el fiscal cree que las advertencias del Rey a Urdangarin para que dejase sus aún presuntos delitos y el hecho de que mandara a la pareja al exilio en Washington por ello, no implica que el Rey le dijese a la infanta que su marido estaba haciendo el delincuente. La envío al carajo sin explicárselo. Y más aún, aunque se lo hubiese dicho, según el fiscal, “pertenece al ámbito estrictamente privado y es penalmente irrelevante”. O  dicho de otro modo, si el padrino Don Vito Corleone le dice a su hijo Michael Corleone que asesine a todo el vecindario, para el fiscal Horrach sería “penalmente irrelevante” porque “pertenece al ámbito estrictamente privado” de la relación padre e hijo. Ni el abogado defensor de la infanta habría ido tan lejos.
  • 3. “No es delictivo”, según el fiscal, que Urdangarin solicite las opiniones de su mujer sobre Nóos vía correo electrónico. Aquí vamos otra vez, que Horrach ha encontrado una especie de juramento hipocrático de las familias que las excluye del delito por el simple hecho de conspirar entre ellos sin salir de casa. Primero es “penalmente irrelevante” lo que su alteza Don Vito le diga a su hijo Michael Corleone, como vimos, y ahora lo es también lo que Michael Corleone le diga a su esposa. De haberlo sabido el escritor de El Padrino, la vida de pareja de Michael habría sido más plácida, exenta de discusiones por sus reticencias a informarla de sus delitos para evitar que se viera implicada. Pero en el mundo real de la fantasía de Horrach, “es una especulación” “inferir” algo del hecho de que Urdangarin le preguntase a su esposa hasta por correo electrónico por los negocios de Nóos. Si he entendido bien las tesis de Horrach, solo tenemos base para inferir que Urdangarin es gilipollas, porque le pregunta a su mujer por una empresa que según el propio fiscal ni conoce, pese a lucrarse de ella, aparecer en sus fotos y firmar sus folletos de presentación.
  • 4. “No se ha acreditado con elemento o indicio probatorio alguno que el señor García Revenga (secretario de la infanta) comunicase a doña Cristina de algún modo hechos que impliquen un mínimo conocimiento de la presunta actividad delictiva de su marido”. Y olé. El señor fiscal Horrach convierte a García Revenga en el primer secretario que sabe más que su jefa y actúa sistemáticamente por su cuenta y en el absoluto desconocimiento de sus órdenes. Y no solo eso. Horrach, como brioso abogado defensor de la infanta que ahora es, no considera ni siquiera indicio probatorio del conocimiento de la infanta el aumento patrimonial que ella y su marido lograron de forma delictiva o milagrosa a través de la empresa de la trama Nóos que poseían ambos (Aizoon), con la que Cristina en persona canalizó desde compras de billetes de avión hasta pagos de caprichos personales. La hija del rey tenía dinero a espuertas, pero no se preguntaba de donde venía. Tampoco le llamó la atención vivir en un palacete de diez millones de euros recién comprado, del trinque. Para el fiscal, el palacio de Pedralbes no es un indicio sino un edificio. Solo El Jueves había osado hasta ahora llamar tonta a la cara a la infanta con la claridad del fiscal, que o la cree tonta ella o nos cree imbéciles a todos.
  • 5. La infanta no es cooperadora necesaria, según el fiscal. No explica en su recurso por qué no lo es, pero dice que no lo es. Opina así justo lo contrario que Castro, que sospecha que si Urdangarin no estuviese casado con la hija del rey ni hubiese utilizado su nombre y agenda para, supuestamente, delinquir durante años, no habría trama Noos ni esquilmado masivo y sistemático de las arcas públicas. Sin rey e infanta no hay  Nóos, vaya. Y no hay que ser un lince como el juez Castro para llegar a la conclusión de que el balonmanista Urdangarin ni siquiera habría pisado el despacho de Matas, Camps, Barberá, González Pons y unos cuantos más si no hubiese ido del brazo de la hija del rey. El fiscal, en cambio, considera este un detalle sin importancia.  Olvida así argumentos que en su día utilizó para acusar a Matas, como aquel de la especial responsabilidad de control que implican algunas posiciones en el poder y en el Estado, en las que se presupone honorabilidad, diligencia y rectitud. Horrach, tras darse la vuelta a sí mismo para cambiar la fiscalía por la abogacía, le da la vuelta a sus argumentos del pasado, y considera que la infanta es una pobre diabla desinformada, que no tenía ninguna obligación especial con su propio nombre por el simple hecho de ser hija del rey y llevar toda la vida viviendo en el privilegio por ello. Si el rey es penalmente irresponsable, según nuestra Constitución, la infanta es intelectualmente irresponsable, según Horrach. Será por eso que vive pensionada.
  • 6. La infanta no importa en Nóos. El fiscal llega incluso a afirmar que “la mera aparición de un nombre en los folletos informativos de Nóos no es en sí misma suficiente para la comisión del tráfico de influencias, por alto que sea el rango personal o institucional del que se trate”. Y nuevamente olé. Con un par. Cuando el fiscal dice “un nombre” se refiere a Cristina de Borbón, un nombrecillo cualquiera, una naderia que no le da valor al folleto que Noos usaba para captar dinero público y desviarlo a Suiza, Belice, Pánama y Luxemburgo. Tan poca importancia tiene que no hace falta ni que nos molestemos en preguntarle en el juzgado a la infanta si sabe leer y, por tanto, estaba informada de que ella, su nombre y su condición de hija del rey eran los ganchos de Nóos.
  • 7. “El hecho de que Iñaki Urdangarin se pudiese reunir con Matas en el palacio de Marivent y con Barberá y Camps en el Palacio de la Zarzuela afecta a quienes se reunieron, no a quienes ni estaban ni consta que conocieran su existencia (en referencia a la infanta)”. El fiscal defensor Horrach lo vuelve a lograr: ni el abogado de la infanta (Horrach no, el otro, Roca) osaría convertir a Urdangarin en el esposo crápula que organiza una fiesta en casa de sus suegros sin conocimiento ni de ellos ni de la infanta. Unos suegros muy hippies y enrollados, tiene el duque. Y más: ni el hecho de que Urdangarin metiese en los palacios del rey a quien le vino en gana lleva al fiscal a pensar que el hecho de estar casado con la hija del rey tuvo que ver con ello.
  • 8. Pepote Ballester “no sabía que la infanta estaba en Nóos”, dice el fiscal general de Juan Carlos. Aquí se rompe definitivamente el hechizo incluso para el público más crédulo, que de repente deja de ver al doctor Jekyll para descubrir al fiscal Hyde. Horrach impugna su propia condición de fiscal en el preciso instante en el que pone por escrito esta burda patraña: Pepote no sabía que la infanta estaba en Nóos. Horrach, como cualquiera en Mallorca o en un puerto deportivo mediterráneo sabe, está al tanto de que Pepote Ballester, exmedallista olímpico y director general de Deportes de Matas que regó a Nóos de millones, conoció a Urdangarin única y exclusivamente porque era amigo íntimo de la infancia de la infanta, con la que compartía desde crío afición a las velas y los veleros. Sostener, como hace Horrach o quien le haya dictado el recurso, que Ballester no sabía que su amiga de la infancia estaba en Nóos es tomar por idiotas a los ciudadanos. Mentir en nuestra cara. Insultarnos. Y desnudar su verdadera piel: la de abogado defensor de la infanta y Fiscal Anticorrupción de Plebeyos.
Anuncios

Acerca de albertomagro

Hago el perro perrodismo en un mundo perro al que le sobran letras y le faltan ideas. Yo junto lo que sobra, por si acaso.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: